lunes, 3 de marzo de 2014

alimentado a Narcisa...

El fin de semana se fue volando y marzo ya llegó a su tercer día. La luz del sol se expande y el frío se marcha. La esperanza se renueva con la fuerza de la luna que tímida vuelve a crecer. Las mariposas blancas regresan hermosas como presagio de los días por venir. 

Y el amor... aguarda sus caricias, se anima de nuevas energías, se inspira en la soledad creativa, lleno de las interrogantes de febrero... anhelando las sorpresas de marzo.

De vez en cuando, hace falta dar un vistazo a las fotografías... con el intento de armar un nuevo rompecabezas emocional, recordando todas las piezas que lo han conformado desde el día que nacimos. Yo llevaba tiempo sin mirar las imágenes del ayer, mas que a través de las distorsiones de mis propios recuerdos, bajo el arbitrio de mi memoria. Y de pronto descubrí: el relato actualizado de mi propia vida. Las pérdidas, los grandes cambios, las distintas etapas de mi crecimiento y las personas con quienes compartí, desde lo profundo, hasta lo profano, pasando por lo banal y lo ridículo. Los días felices y las promesas de un futuro ahora cumplido. Me conmocioné, recuperé el orgullo ante mí misma. 

Y ahora estoy elaborando hermosos y emotivos montajes para no volver a olvidar de dónde vengo, quién fui, quiénes han sido mis seres más queridos y entrañables. En conclusión, en donde reposa toda la posibilidad de mi existencia, la cual ha sido inexorablemente sacudida al convertirme en una mujer de 40 años. Una mujer feliz, afortunada, realizada, con proyectos para mañana, con la fuerza de voluntad para sanar y crecer gracias a las certezas del amor. Ahora más serena y paciente, ahora más segura y prudente, ahora, simplemente: reconciliada. Siempre intensa y apasionada, siempre honesta y comprometida.


Y tú... ¿cómo alimentas a Narciso?



¡Hasta mañana tortugas!
Les deseo una semana de alegrías y paz.

sábado, 1 de marzo de 2014

se acaba febrero...

pero no se acaba el amor...

Queridas tortugas:


Al despedir el mes del amor atravieso los caminos de las memorias de mi corazón. Los amores perdidos y la ilusión intacta de descubrir el verdadero amor en un día futuro: en mi propio tiempo. Quizá Silvio Rodríguez acierta cuando canta "cuentan que cuando un silencio, aparecía entre dos, era que pasaba un ángel, que les robaba la voz, y hubo tal silencio el día, que nos tocaba olvidar, que de tal suerte, yo todavía no terminé de callar; todo empezó en la sorpresa, en un encuentro casual, pero la noche es traviesa, cuando se teje el azar, sin querer se hace una ofrenda, que pacta con el dolor, o pasa un ángel, se hace leyenda, y se convierte en amor..." Y solo gracias al milagro de tal ángel... el encuentro de dos corazones se convierte en amor. 

El amor es el misterio que se revela entre el diálogo y la violencia. Cuando dos cuerpos se tocan... tácitamente nace la promesa de un milagro de amor. Cuando se apaga la entrega, y uno de los cuerpos prefiere nuevas mieles, se teje el azar y aparece el ángel para un final. Cuando dos corazones que se encuentran olvidan hablar con la verdad, queda solo la violencia. Cuando la sonrisa se borra de lágrimas, nace el olvido. Cuando se acaba la ternura, se debilita el respeto. No podemos obligar a otro corazón a que sienta lo mismo que el nuestro. Y si descubrimos que es feliz en otros labios, mirando otros ojos, bailando con otra alma, será mejor desaparecer... Te perdono... me perdono. TE AMO.



te amaré
eres mi sueño
nada particular
te prometo
te mando flores
el arroyito
confiésame
enrédame
enrédame
te mando flores

ángel para un final


Y tú... ¿cómo despides febrero?




FELIZ MARZO... que regrese todo lo que el ángel nos robó.



lunes, 17 de febrero de 2014

luna llena hermosa...

Dos almas... que se aman... son la posibilidad de ser un mismo cuerpo... porque habitan el mismo corazón.

¡Feliz San Valentín!


Queridas tortugas:

Me he ausentado por demasiados días, muchos festejos y semanas colmadas de sucesos. El año avanza aceleradamente. Descubro nuevos modos de ser. Me asombra todo lo que ocurre en nuestro mundo. Los volcanes despiertan. Las voces se alzan. La paz se posterga. Los juegos de invierno son un aliento de esperanza y una invitación para renovar la fuerza de nuestras voluntades. El sol llega a mi ventana cada día, como un regalo generoso en medio de tormentas de nieve, heladas, lluvias e inundaciones. La tierra tiembla con intensa constancia. El tiempo va de prisa y el ritmo de mi cuerpo se detiene por un instante para volver a respirar.


Y tú... ¿cómo amaneces en este 2014?


Buena semana de mediados de febrero...
...que el amor nos acompañe todos los días por venir.

Reciban un abrazo con magia de tortuga.
Feliz Caballo de Madera
y que nuestros corazones se enciendan en una misma llama de luz
como si un fuego mágico nos trajera un nuevo tiempo.

sábado, 9 de noviembre de 2013

la sordera...

al igual que la ceguera son nuestros mayores defectos... porque anidan en su seno la arrogancia.

Si bien, no podemos escuchar todo al unísono y observar todo con una sola mirada, cuando nos conformamos con aquella leve certeza de fijar un tiempo muerto en un único sonido o bajo un solo panorama, solemos volvernos adoctrinadores de quienes escuchan y miran lo que nuestro oído y nuestro ojo no alcanza, con cierta prepotencia, anulando la personalidad de otras personas con nuestra sola presencia.

Por eso... el único camino de la enseñanza es escuchar y mirar más allá de nuestras leves certezas. Si al hablar no somos comprendidos, esforzarnos a aprender el lenguaje de quienes nos hablan.


Y tú ... ¿quieres atravesar las fronteras de tu ego?



Feliz sábado de estrellas... 
hermosas tortugas.

viernes, 8 de noviembre de 2013

la traición...

la mentira, el engaño... el disimulo de quienes no gustan de las palabras ni de la verdad nubla la claridad de su rostro y les impide percibir el correcto modo de ser.


Quizá la verdad haya pasado de moda, pero la aspiración por encontrar el equilibrio entre nuestras percepciones y la realidad, el punto medio de nuestros juicios y la claridad de nuestra mirada, siguen siendo el único camino para crecer humanamente: sembrar paz. 


La violencia nace ahí donde la verdad se sacrifica en aras de falsas percepciones. Y las falsas percepciones anidan entramados de relaciones sociales entre personas que se convencen, mutuamente, con el solo hecho de coincidir, sin preguntarse a sí mismos de dónde nace la certeza de tales juicios coincidentes. 

Si bien las verdades no pueden estar aisladas de tales convenios objetivos, los convenios objetivos tampoco pueden estar aislados del escrutinio constante de nuestra subjetividad. Ya que teñimos de nuestros valores previos todo nuestro hacer en el mundo. Cuando esos valores no son capaces de trastocarse ante nuestras propias interrogantes, suspender enigmas de comprensión hasta tener una respuesta certera, ser cuestionados ante las nuevas realidad que nos desvelan los rostros ajenos, se traducen en actos lacerantes que lastiman nuestras almas.

Por eso la traición es la más cobarde de todas las mentiras. Porque no ser capaces de dirimir nuestras diferencias viéndonos a la cara, tramar con artilugios corroer la plenitud de otro ser humano, dañar intencionalmente la verdad para sacar provecho de ello, es simplemente no ser capaces de mirarnos a nosotros mismos con honestidad. Por mucho temor que nos signifique reconocer nuestras propias verdades, solo quien se conoce a sí mismo puede ser justo.


Y tú... ¿eres honesto con tu corazón?

Disfruten el fin de semana queridas tortugas... 
nutran de verdad sus propias percepciones 
para que su vida entera se ilumine de paz.




miércoles, 6 de noviembre de 2013

un día en la ciudad

Erase una vez... en la era de la noche dorada, un lugar en donde las luces de las ciudades se apagaban al unísono el día de luna llena. Entonces, las estrellas brillaban y el cielo se iluminaba. Cuando la luna transitaba de su plenitud a su vacío, la bulla y la luz eléctrica escondían los rostros de las personas y nadie se podía reconocer. Solo el día de la luna, las personas podían saber quiénes eran y podían confiar entre sí.

Una mañana, llegó de visita la mujer que siempre dormía. Ella no sabía si era de día o de noche, si era día de luna o día de luces... sólo dormía. Las personas se preguntaban la causa de su sueño ininterrumpido. Les intrigaba cada día, más y más, el motivo de su repentina visita. 

Hasta que una noche, de luna, el hada de la ciudad tocó a su puerta, decidida a interrogar a la mujer de los dulces sueños. Al abrir la puerta, el hada descubrió una estrella de plata que latía al ritmo de la lluvia, susurraba como el viento y dormía como el mar al bajar la marea. El hada le preguntó: y dónde está la mujer que vive durmiendo... la estrella contestó: esta noche es el día en que se desnuda y permanece despierta al unísono con las estrellas... luego duerme para vaciarse de la luz de la ciudad y llenarse del brillo de su corazón. Así, limpiar con su sueño los pasos cansados de la ciudad.


Y tú... ¿por qué duermes?



FELIZ NOVIEMBRE
...queridas tortugas
que su caparazón se llene de la belleza de atardeceres
de sol... luna... estrellas y mujer dormida.


jueves, 24 de octubre de 2013

despertar por la mañana

La alegría de cada amanecer nos regala un día para volver a empezar. Despertar junto con el sol, cuando todavía no se ve la luz. El frío que se recrudece al concluir el ciclo de la noche. La actividad que comienza con prisa por las horas por venir. El canto de los pájaros, quienes celebran un nuevo aliento. Las noticias en concordancia con el ritmo de lo común. El desayuno para nutrir nuestra energía. Estirar el cuerpo... meditar por un momento. Los pensamientos trastocados, una vez que han sido renovados por el tiempo del sueño, libres para recibir nuevas ideas y abiertos a toda nueva reflexión. La claridad de las soluciones de aquello que pudiera preocuparnos. El abrazo de la esperanza de amor que habita nuestro corazón. La ducha que marca la pauta de nuestra rutina íntima. El orden del hogar que sostiene todos nuestros movimientos. El entusiasmo de cumplir nuestros anhelos. La música de nuestro ritmo propio, en armonía con los ciclos predecibles de la naturaleza. Estar vivos y sonreír.

Esta alegría, mágica y misteriosa, es la certeza que todos compartimos. La realidad del presente, en donde la imagen del futuro es un simple tránsito hacia la sonrisa del amanecer. 


Y tú ... ¿con quién sonríes al despertar?


Lindo día... amigas tortugas.